Factores importantes a la hora de elegir las medidas de tu tabla de surf

La edad

Es un factor muy importante, los niños pueden necesitar una tabla softboard para iniciarse con mucha diversión y poco a poco pasar a tablas más ligeras. Los adolescentes que aún son ligeros necesitan tablas más pequeñas por las siguientes razones:

Si la tabla es muy grande no la podrán manejar bien el agua y no podrán pinchar las olas al ser pequeños para hacer el pato, además, no les hace falta tanta flotabilidad. Es habitual que los niños pequeños, al tener un cuerpo menos pesado sean capaces de hacer maniobras aéreas que se vuelven más complicadas para los adultos.

Las personas de avanza edad pueden necesitar tablas más grandes, para remar más fácil y coger más olas sin exceso de fatiga. La ventaja de las tablas más grandes es que tienen mayor flotabilidad y sus propias dimensiones hacen que aumente la velocidad. Por otro lado, perdemos cierta maniobrabilidad para girar. Esto no es una regla universal. Hay cuarentones y cincuentones con un surf muy estilizado y radical, igual que, otros más jóvenes tienen un surf más conservador con tablas muy voluminosas.

Eso sí, no hay que preocuparse en pasar de un shortboard a un longboard. Las grandes leyendas de la playa lo hacen y siguen surfeando como los mejores. Es más, las tablas grandes ofrecen la posibilidad de realizar una gran cantidad de trucos de longboard.

El peso

Cuanto más peses, más ancha y gruesa debe ser tu tabla de surf en el agua, para que esta flote. Esto es así por las leyes de la física. El peso es un factor determinante para que una tabla de surf flote. Las tablas de espuma escuela ofrecen una gran flotabilidad, para que los alumnos puedan tumbarse completamente sin el miedo a hundirse.

Debemos saber que mientras estamos en movimiento en el agua, la flotabilidad de la tabla aumenta, pudiendo mantenernos sobre la superficie con tablas de poco volumen. Esto se debe a que no colocamos todo nuestro peso «muerto» sobre la tabla, sino que aprovechamos el movimiento para estabilizarnos sobre ella.

La altura

Por norma general cuanto más alto sea uno, más larga debe ser la tabla. Para alguien que se inicia en el surf es básico que la tabla que utiliza sea más alta que él. Si mides 5 pies de altura, una tabla de surf a partir de los 7 pies será lo suficientemente alta como para que la punta de la tabla no se clave cuando se va remando la ola. Conforme vayas surfeando más tiempo, irá descendiendo la altura de la tabla.

Un surfista experimentado sin embargo puede escoger una tabla de surf menos alta que él, para beneficiarse de una mayor maniobrabilidad en los giros y trucos que realice surfeando. Al final, la altura es determinante para sentirse cómodo remando, ya que mantener una buena postura tumbada sobre la tabla de surf es necesario para una óptima puesta en pie.

Las olas en las que se va a practicar

Si vives en un sitio donde las olas suelen ser pequeñas será mejor que utilices un longboard. Esto te permitirá captar más olas y surfear con menos esfuerzo. Un mayor tamaño de tabla, implica un mayor empuje de la ola y más facilidad para surfear.

Si las olas son medianas, grandes o huecas deberás pensar que medidas y que forma de tabla elegir para que se adapte mejor a esas condiciones y a tus necesidades. En este punto entra en juego el deseo del surfista. Si estás comenzando a surfear, una tabla larga va a hacer que te diviertas más y mejores sin frustraciones. En cambio, si eres un surfista intermedio, una tabla corta logrará que mejores la técnica y aumentes tu habilidad.

Si las olas son muy grandes, a lo mejor te hace falta una tabla larga y estrecha, para poder conseguir el impulso que hace falta para ponerte de pie rápidamente, evitando bajadas muy críticas. Es por este motivo que los surfistas expertos en olas gigantes, como la Vaca XXL en Cantabria, utilizan tablas largas que consiguen más estabilidad.

Frecuencia surfeando

Si pasas mucho tiempo en el agua puedes elegir una tabla de surf un poco más pequeña de lo que es recomendable para ti. Puedes ahorrar dinero sin tener que pasar por la compra venta de distintas tablas. Al final, si comienzas a surfear, notarás que poco a poco vas sintiéndote cómodo con tablas más pequeñas.

Si el surf solo va a ser ocasional no más de una vez o dos al mes lo recomendable es una tabla gorda y larga cercana al longboard porque no mejoraras con rapidez y no necesitarás otra tabla en un corto plazo. Al final, si surfeas de forma esporádica, lo que buscas es diversión y coger el mayor número de olas posible. Por lo tanto, una tabla más grande será tu mejor elección.

En resumen:

En resumen si un surfista es conocedor de su peso corporal y altura, y, tiene en cuenta factores como su habilidad y las olas que piensa surfear, puede estimar más o menos su volumen óptimo.

Si conoces el volumen de tu tabla favorita, este volumen puede ser una buena opción para guiarte en tu próxima tabla de surf. Y si, no estás muy seguro de esa información, siempre puedes pedir consejo a algún surfista más experimentado o a un monitor de surf.

Estas ayudas para elegir el tamaño adecuado de tu tabla de surf no son una fórmula mágica, ni hacen milagros, porque todos somos distintos, pero, te pueden servir de referencia en la búsqueda de las medidas precisas de tu tabla de surf ideal.

Déjanos tu comentario y te responderemos o comparte lo que te ayudó a elegir tu tabla.